Valeria en Blanco y Negro Book Cover Valeria en Blanco y Negro
Saga Valeria
Elisabet Benavent
Comedia-Erótica
Suma de Letras
23 de octubre de 2013
Digital y papel
450

Podéis comprar el libro aquí: Ebook 7,59€

Valeria en blanco y negro” – Elisabeth Benavent 

El otro día os hablé de “Valeria en el espejo segunda parte de la saga Valeria y hoy voy a hablaros de la tercera entrega “Valeria en blanco y negro”.

Nada más acabar con la segunda parte me puse con la tercera, que me ha resultado igual de divertida, y nada más acabar esta, he empezado con la cuarta, vamos que son un vicio, si los habéis leído sabéis bien de que hablo.

Argumento

Como comenté en mi reseña anterior, me resulta difícil hablar del argumento sin contar nada así que recomiendo que, si alguien no ha leído las entregas anteriores, que empiece por leer los libros o que leáis directamente las conclusiones finales, lo digo más que nada porque voy a contar algunas cosas del argumento y no quisiera ser la culpable de que supierais lo que va a pasar antes de empezar con la novela.

No os digo nada nuevo si empiezo por contar que su lectura es ágil, divertida…

Empezando por el personaje principal, Valeria vuelve con la cabeza hecha un lío, y sin saber qué hacer en muchas ocasiones, pero lo que más me gusta es que ella vive minuto al minuto, sus actos tienen consecuencias en las que lo pasa mal, sí, pero arriesga y eso me gusta.

Valeria y Víctor siguen viviendo su relación con la pasión que les caracteriza, aunque no es solo sexo, Víctor no se cansa de decir que para él eso, es más, porque Valeria no es como las otras, a ella la quiere, pero todo se complica cuando Valeria encuentra un sujetador en casa de Víctor que no es de ella, obviamente podéis imaginaros la reacción, cortan y a partir de ahí intentan hacer vidas por separado.

Su segunda novela en la que cuenta sus experiencias y las de sus amigas, ha tenido mucho éxito, por lo que su vida profesional va viento en popa, incluso la invitan a dar una charla en la universidad, donde conoce a Bruno, escritor también, enseguida entre ellos saltan las chispas.

Valeria intenta olvidar a Víctor enganchándose a Bruno, personaje que gana protagonismo y nos deja a Víctor a un lado. Bruno es escritor y atrae a Valeria, y aunque ella sabe que nunca le va a querer como se merece y que nunca va a poder olvidar a Víctor, se empeña en pensar que es lo que le conviene y está dispuesta a pasar su vida con él, aunque sabe que nunca será tan feliz como con Víctor, básicamente porque va a ser incapaz de amarle igual.

Así que no entiendo el afán de Valeria por amargarse, porque por mucho que Bruno le ofrezca una vida estable, estando loca por Víctor no va a ser igual, a veces me cabrea que siga con el sin darle lo que se merece, porque esto no es justo para Bruno y eso que el personaje de Bruno a mí no me termina de gustar.

La vida de Valeria sigue más o menos como en la entrega anterior, amor, quebraderos de cabeza, intentar pasar página de lo de Víctor y no conseguirlo, desamor, amigas y trabajo.

Adrián pasa al olvido, sale dos o tres veces contadas como quien dice, y las pocas veces que sale hubiéramos deseado que siguiera en un segundo plano.

Lola pasa completamente de Sergio, se ha apuntado a la escuela de idiomas para estudiar chino y allí conoce a Rai, con el que empieza una relación, y cuando todo iba mejor que nunca, él le confiesa que tiene menos de 20 años, lo que a Lola le tira para atrás y muestra una actitud mucho más inmadura que él a pesar de la diferencia de edad.

Por qué Lola no es capaz de ver que a pesar de la diferencia de edad él le da lo que nadie, la hace feliz y le está empezando a querer, ella solo ve una diferencia de edad abismal, que le impide continuar.

Carmen y Borja están preparando su boda, pero Carmen está teniendo muchas dificultades sobre todo a la hora de elegir el vestido, ninguno le convence, ninguno le sienta bien, además tiene la autoestima muy baja y el hecho de no encontrar un vestido adecuado le agobia muchísimo.

Además, a cuenta de la madre de él, tienen algún problema, lo que me encanta de Borja es que él es quien pone un punto de cordura entre Carmen y su madre, sabe explicarle a su madre que Carmen es la mujer de su vida, y la pone en su sitio mientras que a Carmen le pide paciencia para aguantar hasta que todo se normalice, (vamos igualito que yo que enseguida me pongo en guerra)

Por qué otras veces las suegras dan mucho que hablar, pero la coherencia con la que Borja afronta el problema me encanta.

Y llegamos a mi personaje favorito (sigo sin saber por qué) “Nerea la fría” va dejando de ser así de fría, para empezar a ser Nerea la templada, muestra más sus sentimientos, coge las riendas de su vida, deja su trabajo sin preocuparse por la reacción de su familia y por el que dirán y monta una empresa de eventos, de organización de Bodas.

Impresiones

Después de leer la primera parte y la segunda pensé que una tercera parte estaría bien pero que las anteriores entregas serían inmejorables, y me equivocaba, -no sé si por que por motivos extraños mi personaje favorito es Nerea la fría, y en este libro gana más protagonismo, eso me engancha más o no sé porque será-  me ha vuelto a encantar y como no, deseando estoy empezar la cuarta entrega para ver si me parece tan inmejorable como las demás.

Valeria en blanco y negro no decepciona, te deja con ganas de más, no pasa como en esas otras series de libros en los que llega un punto que no te gusta, es acabar el libro y querer empezar con la cuarta parte, aunque a la misma vez eso me causa pena porque sé que después de esto no hay más, y es que cuando algo gusta tanto, es lo que pasa, que no quieres decir definitivamente adiós. 

Mantiene el componente erótico con un poco menos de humor al igual que en la segunda entrega, y resalto lo mismo que en la reseña anterior, es un erotismo directo pero que no resulta cansino (Véase la trilogía 50 sombras, ojo que me gustó también, pero me llego a cansar). Los pasajes de sexo entre Valeria y Víctor son bonitos porque es puro amor lo que relatan, son puro romanticismo y no cansan.

Por mucho Bruno que me metan yo seguiré enamorada de Víctor deseando que salga, que siga ganándose el corazón de Valeria y rezando para que vuelvan.

No me cansare de decir que es una novela cercana y real, que hace que nos identifiquemos con situaciones y personajes, nos encantará el comportamiento de unos y odiaremos a otros, pero eso es lo que hace a la novela tan especial, que te involucras, que te metes dentro, que te acuerdas de tus amigas porque todas tenemos a una Valeria, una Carmen, una Nerea y una Lola, porque a todas nos gustaría tener a un Borja o un Víctor, incluso un Bruno.

La novela sigue narrada en primera persona con un lenguaje sencillo y cercano (cada vez que escribo esto me acuerdo de lo mucho que le gustaba a mi profesora de lengua esta estructura para los comentarios de texto).

No es una novela para reflexionar, no te ríes a carcajadas por supuesto que no es la historia del festival del humor, pero sonríes y como son situaciones que todos hemos pasado, recuerdas y disfrutas, es que no se puede negar que el desparpajo de Lola para hablar, o el que Nerea se ruborice con cualquier palabra subida de tono, hace mucha gracia.

Conclusión final

Esta entrega no decepciona, gusta tanto como “En los zapatos de Valeria” y “Valeria en blanco y negro” sigue siendo igual de fresca, alegre, fácil, sencilla y cercana, igual de genial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here