Indígenas americanos. Cómo vivieron la llegada de los españoles

En 1492 Cristobal Colón llegó por primera vez a América. Aunque lo hizo por error, puesto que pretendía llegar a las Indias. El viaje tenía como intención principal evitar pasar por las aguas controladas por el Imperio Otomano, que por aquel entonces dominaba la zona más oriental del Mediterráneo. Cuando llegó por primera vez al continente americano, Colón no sabía lo que había descubierto. Sin embargo, esas tierras traerían muchas riquezas a la corona de Castilla y ofrecerían un nuevo paradigma a los principales dirigentes europeos. Los pueblos indígenas fueron los primeros en verse afectados por estos cambios, pero ¿cómo les afectó realmente la llegada de Colón?

El término con el que los españoles catalogaron a los indígenas fue como indios. Esa acepción, ya en desuso, se empleó durante siglos para referirse a ellos. Al pensar que se encontraba en la India, el navegante genovés no paró ni un segundo a pensar en el nombre y lo tuvo claro. De hecho, en el resto de lenguas europeas se les puso la misma variación del nombre.

El destino que siguió a la llegada de los españoles no tuvo demasiadas diferencias con el de la llegada de otras potencias. En este caso, se trató de cristianizar a todos los pueblos que se fueron encontrando a su paso. Sin embargo, la resistencia de algunas de las tribus llevó a los españoles a organizar verdaderas matanzas para librarse de los indígenas más díscolos con la invasión que se estaba produciendo. Con el paso de los años, poco a poco los españoles comenzaron a ser más aceptados y los enfrentamientos fueron decayendo. No obstante, tuvieron que pasar varios siglos para que la paz se instaurase en América.

La llegada de los españoles tuvo otras contrapartidas. Por ejemplo, en el terreno de la sanidad. A pesar de los mayores conocimientos sobre el cuerpo humano de los que disponían los nuevos colonos, las enfermedades no tardaron en llegar a las zonas ocupadas. Catarros y pequeñas infecciones que en Castilla no suponían ningún problema se llevaban por delante la vida de cientos de indígenas. Todo ello, debido a que aún no tenían una inmunidad natural frente a algunas afecciones que trajeron consigo los españoles.

También en el campo de las materias primas hubo unos cambios importantes. Las tribus indígenas no daban demasiada importancia a metales como el oro o la plata, que en España eran muy codiciados. Pero los castellanos pronto se dieron cuenta de la gran oportunidad que tenían frente a ellos. Los indígenas cedieron muchas de sus minas, algunas de ellas a la fuerza y en ocasiones con mano de obra esclava. Esto supuso una gran riqueza para España, que pronto comenzó a importar todos los metales preciosos para sacar beneficio económico.

Sin duda, este hecho fue el que terminó de convertir a la corona de Castilla en una potencia a nivel europeo, capaz de rivalizar con Francia y con Inglaterra por el dominio del continente.

¿Te gustó este post?

Haz click en las estrellas para votar

Promedio / 5. Votos:

Ya que encontraste útil este post...

Comparte en redes sociales!

Nos encantaría conocer tu opinión

Deje una respuesta

VayaEBOOK
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado